Just another WordPress.com site

Sin categoría

Humildad…

La humildad conquista a Dios.

¡Cuánto vale la humildad a los ojos de Dios! Si sabemos humillarnos ante el Señor, lo conseguiremos todo de Él, porque Dios da sus gracias y dones a los humildes, y en cambio rechaza a los soberbios.
Despojémonos de nuestro orgullo y digámosle al Señor que solos no podemos, que necesitamos su ayuda constante, pues si nos deja un momento de su mano, caemos en el mal y el pecado, que somos débiles, y que por nosotros mismos somos menos que nada.
Entonces Dios, que humilla a los soberbios, pero que eleva a los humildes, nos elevará a su presencia y nos dirá: “Pide lo que quieras y lo tendrás”.
Dios ama la humildad, y Satanás tiene terror de las almas humildes. Por lo tanto nos conviene sobremanera ser humildes.
La humildad nace de compararnos con Dios, comprobando nuestra nada, y viendo el Todo que es Dios. De esa manera brota en nosotros la humildad y el vernos necesitados de todo, en especial, de la ayuda de Dios y de su asistencia continua, que si Dios nos dejara de sostener en la existencia, volveríamos a la nada.
A veces queremos hacer las cosas solos, sin contar con la ayuda de Dios, y caemos por orgullo. Pero a no desanimarnos, porque si nos humillamos y reconocemos el error, si reconocemos que hemos querido ser autosuficientes y le decimos a Dios que nos tienda su mano, entonces hasta el mismo pecado o error nos servirá para hacernos mejores, porque nos dará la medida de nuestra miseria, y nada vale tanto como humillarnos ante la mano poderosa del Señor.
Si queremos conquistar el Corazón de Dios, seamos muy humildes y el Señor hará maravillas por nosotros y por aquellos que amamos.el_regreso_del_hijo_prodigo


Angelus…


Mensje…

medjugorje-Ft-Img1Mensaje del 25 de enero de 2016
“Queridos hijos! También hoy los invito a todos a la oración. Sin la oración no pueden vivir, porque la oración es la cadena que los acerca a Dios. Por eso, hijitos, en la humildad del corazón regresen a Dios y a sus Mandamientos para que puedan decir con todo el corazón: ‘así en la Tierra como en el Cielo’. Ustedes, hijitos, son libres para que en libertad se decidan por Dios o contra Él. Vean cómo Satanás quiere arrastrarlos al pecado y a la esclavitud. Por eso, hijitos, regresen a mi Corazón para que yo los pueda conducir a mi Hijo Jesús, que es el Camino, la Verdad y la Vida. Gracias por haber respondido a mi llamado.”


El mate…

Propiedades de la yerba mate…
Características:
Digestivo.
Es un diurético suave.
Estimular las actividades físicas y mentales.
Ayudar a la regeneración celular.
Elimina la fatiga.
– Contiene vitaminas A, B1, B2, C y E
Es rico en minerales como el calcio, hierro, fósforo, manganeso de potasio.
Es un estimulante natural que no tiene contraindicaciones
It vaso-dilatadores, actúa sobre la circulación de la aceleración del ritmo cardíaco.
Ayudar a combatir el colesterol malo (LDL), gracias a su acción antioxidante.
Al ser un estimulante también tiene poderes afrodisíacos, gracias a la vitamina “E” en este mate.
Es rico en flavonoides (antioxidantes de las plantas) que protegen las células y prevenir el envejecimiento prematuro, con un efecto más duradero de una manera especial como se toma la matanza
De acuerdo con la investigación médica, la Dra. Oly Schwingel se indicarán con su compañero de dos a tres veces al día.
Previene la osteoporosis, el fortalecimiento de la estructura de los huesos debido al calcio y las vitaminas contenidas en la yerba mate.
Contribuye a la estabilidad de los síntomas de la gota (exceso de ácido úrico en el organismo).
Es rico en fibras que contribuyen al buen funcionamiento del intestino.
Ayudar en las dietas para bajar de peso.
Se actúa beneficiosamente sobre los nervios y los músculos
Regulador de las funciones cardíacas y respiratorias0a262c5a0f23cef8d438813b0ddddd93-300x225


Conocer…

Conociendo a Jesucristo

Jesús el que espera.

Jesús es el que espera. Espera a las almas que vuelvan al camino del bien. Espera a los hombres a que se arrepientan de sus malas acciones, para perdonarlos. Nos espera a nosotros, que tantas veces le traicionamos o, al menos, lo desilusionamos, porque no obramos de acuerdo a su amor.

Cristo tiene paciencia con las almas, y las espera hasta el fin.

Él tiene paciencia con nosotros, porque mientras vivimos en este mundo somos débiles y estamos a tiempo de cambiar y volvernos buenos.

Jesús usa de misericordia en este tiempo, pues tiene toda la eternidad para castigar a quienes se empecinen en ser malos.

Por eso no tomemos la paciencia de Jesús como una debilidad sino como un signo de su infinito amor por nosotros. No juguemos con la paciencia de Cristo, sino aprovechémosla para hacernos mejores, porque para eso el Señor espera y tiene paciencia con nosotros.

No dilatemos más el tiempo de correr a los brazos del Señor, que sólo sufre por no poder estrecharnos hoy mismo a su Corazón.

No hagamos sufrir al Sagrado Corazón de Jesús, que se consume en deseos de abrazarnos y colmarnos de gracias y dones de todas clases con tal de que nosotros dejemos el pecado y el mal, y vayamos al regazo de Cristo.

¡Alabado sea Jesucristo!Ciudad-de-noche


Imagen

Belleza total…

12592229_1533411303625626_2473157935096625646_n


Evangelio del día…

viernes 29/ENE/16

Evangelio del día.

Mc 4, 26-34.

Trabajo escondido.

Jesús decía a sus discípulos: “El reino de Dios es como un hombre que echa la semilla en la tierra: sea que duerma o se levante, de noche y de día, la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra por sí misma produce primero un tallo, luego una espiga, y al fin grano abundante en la espiga. Cuando el fruto está a punto, él aplica en seguida la hoz, porque ha llegado el tiempo de la cosecha”. También decía: “¿Con qué podríamos comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola nos servirá para representarlo? Se parece a un grano de mostaza. Cuando se la siembra, es la más pequeña de todas las semillas de la tierra, pero, una vez sembrada, crece y llega a ser la más grande de todas las hortalizas, y extiende tanto sus ramas que los pájaros del cielo se cobijan a su sombra”. Y con muchas parábolas como éstas les anunciaba la Palabra, en la medida en que ellos podían comprender. No les hablaba sino en parábolas, pero a sus propios discípulos, en privado, les explicaba todo.

Reflexión:

Con estas parábolas el Señor nos explica que el Reino de Dios al comienzo es algo muy pequeño, pero va creciendo sin pausa hasta que se convierte en algo muy grande. Así sucedió por ejemplo con los Apóstoles, que eran solo doce hombres y ahora la Iglesia está extendida por todo el mundo. También en nuestra vida ocurre algo similar. A veces nos parece que Dios no está cerca nuestro, pero Él trabaja escondido como la semilla de la parábola y cuando menos nos demos cuenta veremos los admirables frutos que se han producido en nosotros. Si no vemos estos frutos en la tierra, sí los veremos cuando estemos en la Gloria del Cielo.

Pidamos a la Santísima Virgen la gracia de no desanimarnos y tener una fe firme y perseverar pacientemente aunque no veamos los frutos, estando seguros de que el Reino de Dios está creciendo en nosotros y a nuestro alrededor.

Jesús, María, os amo, salvad las almas.Ciudad-de-noche


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.