Just another WordPress.com site

Sin categoría

Dos Señores…

Dos señores.

La Reina de la Paz, en Medjugorje, nos ha pedido que cada día al levantarnos leamos el siguiente texto del Evangelio:

“Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien, se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al dinero. Por eso les digo: No se inquieten por su vida, pensando qué van a comer o qué van a beber, ni por su cuerpo, pensando con qué se van a vestir. ¿No vale acaso más la vida que la comida y el cuerpo más que el vestido? Miren los pájaros del cielo: ellos no siembran ni cosechan, ni acumulan en graneros y, sin embargo, el Padre que está en el cielo los alimenta. ¿No valen ustedes acaso más que ellos? ¿Quién de ustedes por mucho que se inquiete, puede añadir un solo instante al tiempo de su vida? ¿Y por qué se inquietan por el vestido? Miren los lirios del campo, cómo van creciendo sin fatigarse ni tejer. Yo les aseguro que ni Salomón, en el esplendor de su gloria, se vistió como uno de ellos. Si Dios viste así la hierba de los campos, que hoy existe y mañana será echada al fuego, ¡cuánto más hará por ustedes, hombres de poca fe! No se inquieten entonces, diciendo: “¿Qué comeremos, qué beberemos, o con qué nos vestiremos?”. Son los paganos los que van detrás de estas cosas. El Padre que está en el cielo sabe bien que ustedes las necesitan. Busquen primero el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura. No se inquieten por el día de mañana; el mañana se inquietará por sí mismo. A cada día le basta su aflicción.” (Mt 6, 24-34).

7171a8c56802d0f7e95afde1d9adb82e

Anuncios

Premio…

Premio eterno.

santa faustina

Me sentía muy sufriente y me parecía que no podría ir a la adoración, sin embargo reuní toda la fuerza de mi voluntad y a pesar de haberme caído en la celda, no reparaba en lo que me dolía teniendo delante de los ojos la Pasión de Jesús. Al venir a la capilla entendí interiormente lo grande que es la recompensa que Dios nos prepara, no solamente por las buenas obras, sino también por el sincero deseo de cumplirlas. Qué gracia más grande de Dios es ésta.

Oh, qué dulce es trabajar por Dios y para las almas. No quiero descansar en el combate, sino que lucharé hasta el último soplo de vida por la gloria de mi Rey y Señor. No rendiré la espada hasta que me llame delante de su trono; no temo los golpes porque Dios es mi escudo. El enemigo debe tener miedo de nosotros y no nosotros del enemigo. Satanás vence solamente a los soberbios y a los cobardes, porque los humildes tienen la fortaleza. Nada confunde ni asusta a un alma humilde. He dirigido mi vuelo hacia el ardor mismo del sol y nada logrará bajármelo. El amor no se deja encarcelar, es libre como una reina, el amor llega hasta Dios.

(#450 del Diario de Santa Faustina Kowalska)

santa_faustina


Pobreza…

Enseñanzas del Evangelio

Pobreza.

Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. (Mt 5, 3)

Enseñanza:

La riqueza material no es mala, pero suele ser un gran obstáculo para alcanzar el Cielo. Porque es difícil que un rico emplee bien sus bienes para socorrer al necesitado, y así se vuelve egoísta y acaparador, y se va con su fortuna al fondo del Infierno.

Por eso el Señor ha dicho que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que el que un rico entre en el Cielo.

Ahora bien, miremos el mundo y veremos que a pesar de estas palabras de Jesús, todos quieren tener mucho dinero y hacen todo, incluso lo que no es lícito, para tener mucho dinero y bienes. ¿Pero es que no recuerdan estas palabras de Cristo?

No, no las recuerdan ya que el demonio los tiene como enceguecidos y les hace creer que esas palabras no son tan así como las ha dicho el Señor, sino que es una forma de decir.

Pero eso no cambia para nada la verdad de que si no se usan bien las riquezas, éstas arrastran al fondo del abismo.

No hay que ser ambiciosos y, si tenemos la suerte de tener dinero, empleémoslo en hacer buenas obras, traslademos el dinero al Cielo invirtiéndolo aquí en la tierra en obras de misericordia.

Camino-campestre-que-recorre-los-campos-de-cultivo-nevados1


Errar…

Si no queremos errar…

errar

Si no queremos errar en la vida, vivamos en gracia de Dios. Porque si vivimos en pecado mortal nuestra alma está en tinieblas, y nuestra mente ofuscada por el mal.
Quien vive en gracia de Dios es de un reino superior a quien no vive en gracia, puesto que si bien a simple vista parecen dos hombres iguales, en realidad quien vive en gracia es del Reino celestial.
Si vivimos en gracia, entonces tendremos la inteligencia iluminada por la gracia, y asistida por los Dones del Espíritu Santo, y así, al tomar alguna decisión, acertaremos en ella. En cambio quien no vive en gracia, deambula en las tinieblas, y es por eso que en el mundo, especialmente los gobernantes, que viven habitualmente en pecado, toman decisiones equivocadas y no aciertan a ir por el camino de la justicia y el bien.
El mundo se precipita en la ruina porque hay en él una crisis de gracia. Efectivamente donde reina el pecado no se puede esperar nada bueno, y en el mundo de hoy reina el pecado.
No es lo mismo un hombre que vive en pecado mortal que otro que vive en gracia de Dios, son completamente distintos. El que vive en gracia de Dios es de un reino superior y está conectado con lo divino. Quien vive en pecado es de un reino inferior, y está más cercano a los animales y a los demonios.
Aunque esto parezca escandaloso, es la pura verdad, y por eso si no queremos errar en la vida, vivamos en gracia de Dios.
Pero es que tenemos la obligación de vivir en gracia, puesto que la muerte nos debe encontrar en ese estado si queremos salvarnos. Porque si morimos en pecado mortal, nos espera el abismo infernal.
Entonces cuando veamos por todas partes el desatino, la imprudencia, el error, la maldad, lleguemos a la conclusión de que allí hay alguien que no vive en gracia y esas son sus manifestaciones materiales. Mucho más es lo que queda oculto, puesto que lo espiritual no se ve a simple vista, y si viéramos con los ojos del cuerpo lo que es, y el estado en que está, un alma en pecado, jamás cometeríamos un pecado grave sino que viviríamos siempre en amistad con Dios, teniendo horror al pecado.
Además, como dice la Sagrada Escritura, a quien cumple los Mandamientos, todo le saldrá bien, ya que a la corta o a la larga saldrá triunfador. En cambio quien no los cumple, aunque parezca que aparentemente triunfa en el mundo, su camino terminará mal, como también lo dice la escritura: “El camino de los malvados termina mal”.
Es bueno que sepamos estas cosas para entender un poco mejor por qué hay tanta maldad en el mundo, tantos errores y barbaridades. Es simplemente porque la gracia no está allí en las almas, y la gracia santificante lo es todo. Con la gracia somos semejantes a Dios. Sin la gracia somos semejantes a los demonios. Esa es la verdad. Pensemos en ello.


Angelus…


Evangelio del día…

Evangelio del día.

Sábado 24/JUN/17.

Lc 1, 57-66. 80.

El Nacimiento de San Juan Bautista.

Cuando llegó el tiempo en que Isabel debía ser madre, dio a luz a un hijo. Al enterarse sus vecinos y parientes de la gran misericordia con que Dios la había tratado, se alegraban con ella. A los ocho días, se reunieron para circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre; pero la madre dijo: “No, debe llamarse Juan”. Ellos le decían: “No hay nadie en tu familia que lleve ese nombre”. Entonces preguntaron por señas al padre qué nombre quería que le pusieran. Éste pidió una pizarra y escribió: “Su nombre es Juan”. Todos quedaron admirados. Y en ese mismo momento, Zacarías recuperó el habla y comenzó a alabar a Dios. Este acontecimiento produjo una gran impresión entre la gente de los alrededores, y se comentaba en toda la región montañosa de Judea. Todos los que se enteraron guardaban este recuerdo en su corazón y se decían: “¿Qué llegará a ser este niño?”. Porque la mano del Señor estaba con él. El niño iba creciendo y se fortalecía en su espíritu; y vivió en lugares desiertos hasta el día en que se manifestó a Israel.

Reflexión:

Hoy celebramos la solemnidad del Nacimiento de San Juan Bautista, el Precursor del Señor, el que fue delante de Él y lo señaló como el Mesías prometido. San Juan Bautista tuvo la misión de preparar un pueblo bien dispuesto para Cristo que se iba a manifestar públicamente. Y ahora esta función la cumple la Santísima Virgen con sus apariciones y enseñanzas, preparando a la humanidad al regreso y manifestación gloriosa de Cristo. Hoy, 24 de junio, se cumple el aniversario de las apariciones en Medjugorje de la Reina de la Paz; indicando con esto la Providencia que la Virgen es la Precursora de Jesús que vuelve en gloria.

Pidamos a la Santísima Virgen la gracia de prepararnos con oración, penitencia y conversión, para que cuando el Señor vuelva, nos encuentre vigilantes y preparados, es decir con la Fe y la Gracia en nuestros corazones.

Jesús, María, os amo, salvad las almas.

43250744-Hermoso-paisaje-de-verano-en-Piano-Grande-Gran-Llanura-meseta-de-la-monta-a-en-las-monta-as-de-los-A-Foto-de-archivo


Perseverar…

Perseverar es la contraseña

Sin guías.

Es difícil perseverar en el bien, perseverar en la fe cuando uno no tiene un guía que lo conduzca. Pero más difícil todavía es ser perseverantes cuando los que debieran ser guías son verdaderos traidores y lobos con piel de oveja. Así son hoy muchos sacerdotes y hasta obispos que se han dejado seducir por el mal, o al menos no han reaccionado como corresponde, y entonces no sólo que no los podemos seguir, sino que son un verdadero tropiezo para nosotros y para muchos.

Llega el tiempo en que la constancia y la paciencia de los fieles son duramente puestas a prueba. Es el tiempo, entonces, de tomar directamente como modelos a Cristo y a María, y así no tendremos forma de equivocarnos. En este sentido es que el Señor nos ha dicho en su Evangelio que a nadie en la tierra llamemos padre, ni maestro, porque sólo Él es el Padre y Maestro perfecto.

Si nos consagramos al Inmaculado Corazón de María, entonces cuando la noche se vaya haciendo más cerrada sobre el mundo, la luz que parte del Corazón de María será nuestra guía en medio de la oscuridad que el demonio habrá esparcido en el mundo y en la Iglesia.

Son tiempos difíciles, con una tribulación como no la ha habido desde que existen naciones hasta hoy y que no la habrá ya nunca más. Por eso echemos mano a todos los recursos y no nos quedemos cortos, porque el mismo Señor nos lo dice en su Evangelio, que si estos días no se abreviaran, no se salvaría nadie, ni siquiera los elegidos. Pero esos días serán abreviados.

CASAFINAL2