Just another WordPress.com site

Sin categoría

El infierno…

El Infierno existe y es eterno.

Dios es infinitamente misericordioso, pero el Infierno fue creado por Él. Y el que se va al Infierno, estará allí por los siglos de los siglos, mientras Dios sea Dios.
Hoy se quiere negar esta verdad del Infierno, este dogma, invocando para ello la misericordia de Dios, y pensando que Dios, que es tan Bueno, no puede enviar a nadie al Infierno o que el Infierno no existe.
Esta es una gran herejía, porque en Dios la Bondad y la Justicia son una sola cosa, y ¡ay de los que abusan de la bondad de Dios y se confían en que sus pecados no serán castigados!
El demonio es el principal interesado en que pensemos que el Infierno no existe, y por eso siembra el mundo de errores, e incluso dentro de la misma Iglesia Católica, cuántos sacerdotes y formadores enseñan el error y niegan esta verdad de la existencia y eternidad del Infierno.
Jesús lo nombró muchas veces en el Evangelio, ¿y todavía dudamos de su existencia?
Tengamos cuidado porque este es un error inculcado por el demonio, que sabe muy bien que si pensamos que existe el infierno y tratamos seriamente de evitar ir allí, entonces nos escapamos de sus manos y nos hacemos fuertes en el camino que lleva al Cielo.
Cuántos santos, al pensar en esta verdad del Infierno, se hicieron monjes, se retiraron a la soledad a hacer penitencia, porque el pensar en esta tremenda realidad, lejos de aplastarnos, nos da alas para hacer cada día más méritos para ganar el Cielo y evitar el Infierno.lac-de-feu


Saludos…

A todos mis contactos…
les deseo un hermoso fin de semana…
Dios los bendiga, amén…

7389_vietnam2_min


Salmo y Evangelio…

Salmo 51(50),12-13.14-15.18-19.

Crea en mí, Dios mío, un corazón puro,
y renueva la firmeza de mi espíritu.
No me arrojes lejos de tu presencia
ni retires de mí tu santo espíritu.

Devuélveme la alegría de tu salvación,
que tu espíritu generoso me sostenga:
yo enseñaré tu camino a los impíos
y los pecadores volverán a ti.

Los sacrificios no te satisfacen;
si ofrezco un holocausto, no lo aceptas:
mi sacrificio es un espíritu contrito,
tú no desprecias el corazón contrito y humillado.

Evangelio según San Mateo 19,13-15.

Le trajeron entonces a unos niños para que les impusiera las manos y orara sobre ellos. Los discípulos los reprendieron,
pero Jesús les dijo: “Dejen a los niños, y no les impidan que vengan a mí, porque el Reino de los Cielos pertenece a los que son como ellos”.
Y después de haberles impuesto las manos, se fue de allí.5FB


Catecismo…

Repasando el Catecismo

5. ¿Cómo se puede hablar de Dios?

Se puede hablar de Dios a todos y con todos, partiendo de las perfecciones del hombre y las demás criaturas, las cuales son un reflejo, si bien limitado, de la infinita perfección de Dios. Sin embargo, es necesario purificar continuamente nuestro lenguaje de todo lo que tiene de fantasioso e imperfecto, sabiendo bien que nunca podrá expresar plenamente el infinito misterio de Dios.

(Del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica)

Comentario:

A veces tenemos una idea muy equivocada de Dios. Nos parece que es un hombre anciano de larga barba blanca, que está allá en el cielo, sentado en su trono. Y si bien esta es una imagen muy común y hasta a veces utilizada por la Sagrada Escritura, la verdad es otra. Lo mismo ocurre con el Cielo. Nos parece que el Cielo es un lugar donde están los santos sentados sobre una nube. Ambas ideas, la de Dios y la del Cielo, hacen que no tengamos deseos de alcanzar a ambos. Pero si pensamos que Dios es la Belleza infinita y que el Cielo es la Felicidad infinita, entonces ya vamos teniendo otra idea y nos dan ganas de ir al Cielo, de conocer y poseer a Dios. Sepamos solamente que si Dios nos mostrara aunque sea un poquito de lo que es su ser y su belleza, quedaríamos tan arrobados que no podríamos ya vivir en este mundo, tendríamos que ir a Él, porque quedaríamos perdidamente enamorados de Él. Por eso a Dios no se lo puede ver en este mundo sin morir. Y cuando Dios se muestra a alguien lo hace a través de velos para no abrasar los ojos y el alma de los videntes. ¿Y con estas palabras hemos dicho algo de la belleza de Dios y de la belleza y felicidad del Cielo? No, porque las palabras y todo el lenguaje humano queda muy pobre en comparación con estas realidades eternas. Pensemos un poco en esto y hagamos todo el esfuerzo posible para alcanzar el Paraíso y disfrutar así para siempre de Dios y de su Cielo, porque lo que nos espera allí es algo que no se puede ni imaginar ni describir en este mundo.

¡Alabado sea Dios!VAM-TXTZ-MYANMAR CAMBOYA-17D.01


Mensaje…

Mensaje espiritual

Dar buen fruto.

No creamos que por ser católicos ya estamos salvados, o porque nuestra familia siempre fue practicante y nos inculcó la fe, ya está todo hecho. ¡No! Nosotros mismos debemos convertirnos y dar buenos frutos, porque para eso Dios nos ha creado y redimido, para que vayamos y demos frutos.

Y para dar frutos es necesario vivir en gracia de Dios, puesto que si vivimos en pecado mortal, nuestras obras y acciones son inútiles para ganar el Cielo, no tienen valor para el Cielo.

Ya lo dice Jesús cuando habla de que Él es la Vid y nosotros somos los sarmientos, y la savia debe circular en toda la planta, es decir que la gracia santificante debe estar en nosotros y así estaremos unidos a la Vid y daremos frutos de vida eterna.

Entonces lo primero que tenemos que hacer es cumplir fielmente los Diez Mandamientos, y así con ello estaremos ya dando frutos, puesto que al vivir en gracia de Dios, todo lo que hacemos, sea grande o pequeño, tiene valor sobrenatural y con nuestro vivir cotidiano ya damos frutos.

Pero no debemos quedarnos solo en eso sino que tenemos que hacer apostolado. Hay muchas formas de hacerlo y cada uno encontrará la más adecuada a su vocación, pero no debemos quedarnos de brazos cruzados, porque la cosecha es abundante y los trabajadores son pocos. Estamos en el tiempo de la segunda Evangelización pedida por los Papas y tenemos que hacer todo lo que esté en nuestro poder para llevar almas a Dios.

Pero como nadie da lo que no tiene, primero, para poder dar a Cristo a las almas, tenemos que poseerlo nosotros, es decir que a través de la oración, los sacramentos, la lectura del Evangelio y la meditación, es como Jesús se irá formando en nosotros, y así lo podremos comunicar a los demás.

De nosotros depende que seamos héroes, que seamos santos, o que nos quedemos lastimosamente en la mediocridad, con riesgo de condenarnos para siempre, pues dice el Señor en el Evangelio que al que tiene se le dará más todavía, y al que no tiene se le quitará hasta lo que cree tener.2905c2f5f061a07993698756ea2b5760


Catecismo…

CATECISMO PARA NIÑOS

Señal de la Cruz.

Es bueno enseñar a los niños de pequeñitos a hacerse bien la Señal de la Cruz, porque es la señal del cristiano, y esta señal los protege de muchos males.

Hoy ya no se acostumbra a hacerse la señal de la cruz más que cuando uno pasa por frente a una iglesia, pero hay que recordar que ante las tentaciones siempre debemos trazar esta señal sobre nosotros y enseñarles a los niños que esta señal los defiende del diablo, que es un ángel malo que quiere hacerles el mal y los quiere llevar a hacer el mal. Entonces hay que decirles que con la señal de la Cruz, vencerán.

Los niños deben saber defenderse desde pequeños, deben aprender a combatir contra las tentaciones, y también desde pequeños aprender a hacer pequeñas renuncias, a caramelos, golosinas, mirar televisión o usar la computadora, para que se vayan ejercitando en la virtud, en la renuncia, porque quien quiera seguir a Cristo debe renunciar a sí mismo y seguirlo.5_LAGUNASDERUIDERA


Partículas…

Partículas de Evangelio

María siempre virgen.

Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por el Profeta: La Virgen concebirá y dará a luz un hijo a quien pondrán el nombre de Emanuel, que traducido significa: “Dios con nosotros”. (Mt 1,22-23)

Comentario:

El significado de esta profecía en el lenguaje que utiliza la Escritura es el siguiente: La Virgen, sin dejar de ser Virgen concebirá un Hijo, y sin dejar de ser Virgen lo dará a luz. Este es el sentido de esta señal que Dios había prometido y que se realizó en María, quien tuvo a Jesús que es el Dios con nosotros, pues Jesús es el Verbo de Dios, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, y es Dios. Debemos defender la perpetua virginidad de María cuando se la pone en duda o se la ataca, ya que Ella es nuestra verdadera Madre, y un buen hijo debe defender y amar a su propia madre.

Jesús, María, os amo, salvad las almas.cabanas_para_pasar_el_otono_466901701_1200x800