Just another WordPress.com site

Sin categoría

Mensaje…

Mensaje sobre la reparación

Amonestación.

El Señor pidió que los sacerdotes llevaran a cabo horas de reparación. Pero las autoridades no daban señales de entender. Entonces el Señor, firme, pero aún con su acostumbrado amor, dijo:

–Oh ciegos e ingratos sacerdotes míos, ¿por qué me causan tanta angustia? Yo esperaba gratitud y prontitud de ustedes, y ustedes me contestan ridiculizando y rechazando mi amor. ¿Por qué desean ustedes esconderle a la gente mi amor, mi misericordia y omnipotencia, cuando el enemigo está usando siempre nuevas armas contra Mí y contra aquellos que me aman? Ámenme como Yo los amo. Quieran lo que Yo quiero. Hagan reparación, hagan penitencia, alimenten la confianza y el amor a Mí en ustedes y en las almas confiadas a ustedes.

(“La Victoriosa Reina del Mundo” – Sor Magdolna)

Comentario:

Parece mentira pero las cosas están ahora similares a la época de Jesús, ya que son los mismos sacerdotes los que, salvo contadas excepciones, se oponen a los planes de salvación que el Cielo quisiera dar al mundo.

No queda mucho tiempo para reparar, porque si el mal reinante en el mundo, sobrepasa la medida decretada por Dios, vendrá el castigo inevitablemente sobre el mundo.

Así que nosotras, almas reparadoras, debemos tratar de apaciguar la ira de Dios sobre el mundo, por medio de una sincera reparación, haciendo oración, en especial a la noche, que es cuando el pecado se comete mayormente; y también dando mucho amor a Nuestro Señor que ya se encuentra muy ofendido.

Todavía queda un poco de tiempo para aplacar la cólera divina. Aprovechémoslo para dejar de pecar nosotros, y trabajar porque otros dejen de pecar también, implorando para todos la misericordia de Dios, por medio de un apostolado intrépido, y amando a Dios sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como amamos a Dios.

14 - 1


Conociendo…

Conociendo a la Purísima

Para conocer y amar más a nuestra Madre del Cielo

[25] Dios Espíritu Santo comunicó a su fiel Esposa, María, sus dones inefables y la escogió por dispensadora de cuanto posee. De manera que Ella distribuye a quien quiere, cuanto quiere, como quiere y cuando quiere todos sus dones y gracias. Y no se concede a los hombres ningún don celestial que no pase por sus manos virginales. Porque tal es la voluntad de Dios que quiere que todo lo tengamos por María. Y porque así será enriquecida, ensalzada y honrada por el Altísimo la que durante su vida se empobreció, humilló y ocultó hasta el fondo de la nada por su humildad. Éstos son los sentimientos de la Iglesia y de los Santos Padres.
(del Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen María)

Comentario:

En uno de sus mensajes, la Virgen dice que quien pose el Espíritu Santo, lo tiene todo. Y para poseer al Espíritu Santo hay que poseer a su Esposa, pues Él no resiste la llamada de su Esposa María, cuando Ella está formada en un alma. Por eso debemos consagrarnos a Ella, y así tendremos en nosotros al Espíritu Santo con sus Siete Dones maravillosos, y ya no deberemos temer nada ni a nadie, porque el Espíritu Santo es Dios y todo lo puede y es la Luz que ilumina toda inteligencia. Todas las gracias que se conceden a los hombres pasan por las manos virginales de María, que distribuye a quien quiere, como quiere y cuanto quiere, y que da la mejor porción a sus hijos y esclavos de amor, es decir a sus consagrados.
¡Dulce Corazón de María!
¡Sé la salvación del alma mía!

97_full


Evangelio…

Evangelio explicado

Mt 12, 22.

Vista y voz.

Entonces le fue presentado un endemoniado ciego y mudo. Y lo curó, de suerte que el mudo hablaba y veía.

Comentario:

En una parte del Evangelio el Señor dice que vino para que los que “ven”, queden ciegos, y los “ciegos”, vean. Y así sucedió con los doctores de la ley y los fariseos que “veían”, es decir, creían ver porque conocían la Ley pero no la practicaban. Y en cambio el Señor abrió los ojos de los pecadores que eran ciegos para las cosas de Dios, pero Jesús les abrió los ojos del alma.

Este signo que hace Jesús de curar a un endemoniado ciego, no es solamente para aquella época y ese lugar, sino que es un signo de lo que es el hombre sin la gracia de Dios. Porque antes del bautismo éramos endemoniados y ciegos, puesto que el bautismo es un exorcismo, y nos da la gracia santificante, que nos hace ver según Dios, según la fe.

Porque un hombre que no vive en gracia de Dios es presa del demonio, que de alguna manera lo tiene atrapado, y solamente el Señor puede darle la vista espiritual por medio de la gracia santificante.

Siempre que veamos y contemplemos un milagro de Jesús en el Evangelio, no nos quedemos con ese simple hecho, sino transportémoslo al plano espiritual porque siempre tiene una o muchas enseñanzas espirituales.

5


Centinelas…

Vivir el Evangelio

Centinelas.

El Señor nos manda en su Evangelio a que estemos despiertos, en vela, con las lámparas encendidas y siempre prontos para la venida del Señor, que puede ser al fin de los tiempos, o en nuestra muerte personal.

La vigilancia es necesaria al cristiano, porque en este mundo en el que vivimos domina el Maligno que, si a veces nos deja “tranquilos” por un tiempo, es cuando más se ha de temer que el aparente desinterés del diablo en nosotros, no sea un truco para dar la estocada más rápida y atacar por sorpresa, y quizás no nos encontraremos preparados para repeler el ataque.

Así que estemos atentos y no nos durmamos en los laureles, porque todavía no estamos en el Cielo, y mientras vivimos en este mundo, el peligro de pecar y de condenarnos sigue latente.

Para vigilar debemos rezar mucho, todos los días, porque es por medio de la oración que nos vamos preparando para la lucha cotidiana contra el Mal, y Dios nos va dando sus luces por medio de la oración, para que estemos bien atentos y despiertos ante los posibles embustes del enemigo.

Recordemos que el apóstol dice que el demonio anda como león rugiente a nuestro alrededor, buscando a quién devorar. No sería prudente bajar la guardia y quedarnos tranquilos en una falsa seguridad, creyendo que el demonio es un cuento de antaño o que no es tan malo como lo pintan.

¡Cuántos cedros del Líbano, personas que eran muy avanzadas en santidad, cayeron lastimosamente por no vigilar y estar atentos, por medio de la oración constante!

El diablo no perdona a ninguno, y menos cuando un alma es grata a Dios, ya que el demonio busca presa y, cuando mayor es la presa, tanta mayor suspicacia emplea en atraparla. Por eso si vamos subiendo en el camino del bien, debemos temer que el diablo agudice sobre nosotros sus astucias, que no evitaremos si no rezamos mucho y pedimos ayuda a Dios y a su Madre.

Ya llegará el tiempo de descansar, cuando estemos en el Cielo. Pero por el momento es tiempo de pelear. Y no es exageración esto que decimos, si no veámoslo en las vidas de los Santos, cómo tenían que batallar contra los demonios, apareciéndoseles incluso en forma material.

Si los hombres se ríen y burlan de nosotros porque empleamos las armas necesarias para defendernos del Maligno, no nos debe interesar. Lo que sí nos debe interesar es que los demonios no sean los que se rían y burlen de nosotros, ni aquí ni ahora, ni en la eternidad, porque esa sí sería la verdadera desgracia.15 - 1


Imagen

With it’s beautiful white pallor …

fotoefectos.com__final_1350283221370_


Hora de la Gracia…

La Hora de la Gracia.

8 de diciembre de 1947

Pierina –la vidente de las apariciones de Rosa Mística– contempló a la madre de Dios decir.- “¡Yo soy la Inmaculada Concepción!” y con gran majestad afirmó “Yo soy María de las Gracias, esto es, la llena de Gracia, Madre de mi Divino Hijo Jesucristo”. Descendió suavemente por la escala y añadió.- “Por mi venida a Montichiari deseo ser invocada y venerada como Rosa Mística. QUIERO QUE AL MEDIODÍA DE CADA 8 DE DICIEMBRE (SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA) SE CELEBRE LA HORA DE LA GRACIA POR TODO EL MUNDO, MEDIANTE ESTA DEVOCIÓN SE ALCANZARÁN MUCHAS GRACIAS PARA EL ALMA Y EL CUERPO. Nuestro Señor, mi Divino Hijo Jesús, concederá copiosamente su misericordia, mientras los buenos recen por sus hermanos que permanecen en el pecado. Es preciso informar cuanto antes, al Supremo Pastor de la Iglesia Católica el Papa Pío XII mi deseo de que esta hora de gracia sea conocida y extendida por todo el mundo. Quien no puede ir a la iglesia que sea en su casa al mediodía y conseguirá mis gracias.” Luego mostrándole su purísimo corazón exclamo: “Mira este corazón que tanto ama a los hombres, mientras la mayoría de ellos lo colma de vituperios.” Calló unos momentos y continuó: “Si todos, buenos y malos, se unen en la oración, obtendrán de este corazón misericordia y paz. Los buenos acaban de alcanzar por mi mediación la misericordia del Señor, que detuvo un gran castigo. Dentro de poco se conocerá la eficaz grandeza de esta hora de gracia”.

Notando Pierina que la resplandeciente Señora iba a alejarse le imploró fervorosamente: “¡Oh hermosa y amada Madre de Dios, yo le doy gracias!”. Bendiga a todo el mundo especialmente al Santo Padre, a los sacerdotes, religiosos y a los pecadores. Ella contestó: “Tengo preparado una sobreabundancia de gracia para todos aquellos hijos que escuchan mi voz y toman a pecho mis deseos”. Con estas palabras se terminó la visión.

PlazaSarmiento


Vivir católico…

Vivir católico

Progresivo.

Vigilemos y oremos en todo tiempo, porque el demonio no usará con nosotros lo que usa con los pecadores que ya tiene en su poder, a los que tienta descarada y groseramente; sino que con nosotros, que tratamos de vivir en gracia de Dios y amistad con el Señor, usará otra táctica, que es la de disfrazarse de ángel de luz, la de inducirnos paulatinamente, despaciosamente al pecado; pero muy gradualmente, con “naderías”, con pecados leves, de a poco nos va alejando de la oración, de la luz de Dios, hasta que al final, como la fruta que se pudre en el árbol, cae al suelo.

Estemos atentos porque así como para llegar a ser santos hay que dar el primer paso en el camino hacia la santidad; también se necesita del primer paso para descender al abismo del pecado.

Ya dicen los santos y maestros de la vida espiritual que el pecado más fácil de evitar es el primero, es decir, que no tenemos que dar ese primer paso en el mal. Ni siquiera aunque se trate de un “pecadito”, porque sería abrirle la puerta al diablo, para que influencie en nuestras vidas y en las vidas de quienes amamos.

No por nada el Señor nos manda vigilar y orar. ¿Vigilar qué? Nuestro corazón, nuestras intenciones, las cosas y situaciones que nos rodean, porque siempre estamos en peligro, y ¡ay de aquél que se siente seguro de sí mismo, y cree no necesitar de la ayuda de Dios, que nos viene por la oración y los sacramentos! Muy pronto será presa de Satanás.

Por eso tenemos que ser muy humildes y no subestimar al enemigo, que combate desde hace milenios, y en cambio nosotros somos unos novatos en la lucha.

Si dejamos la oración, aunque hayamos llegado a altas cimas de santidad, nos precipitaremos a lo más hondo del pecado, en este mundo; y caeremos en el infierno, en el más allá.

Hay un dicho popular que dice: “Hombre prevenido vale por dos”. Y eso es lo que debemos hacer, estar prevenidos, porque nuestra vida en la tierra es tiempo de prueba y de lucha. Si bajamos la guardia, dejando de lado la oración, muy pronto seremos juguetes del demonio.

6ff953fafdee096e15b1106f3c312e19

 


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.