Just another WordPress.com site

Evangelio del día…

sábado 27/AGO/16

Evangelio del día.

Mt 25, 14-30.

Dones.

Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: El reino de los cielos es como un hombre que, al salir de viaje, llamó a sus servidores y les confió sus bienes. A uno le dio cinco talentos, a otro dos, y uno solo a un tercero, a cada uno según su capacidad; y después partió. En seguida, el que había recibido cinco talentos fue a negociar con ellos y ganó otros cinco. De la misma manera, el que recibió dos ganó otros dos; pero el que recibió uno solo hizo un pozo y enterró el dinero de su señor. Después de un largo tiempo, llegó el señor y arregló las cuentas con sus servidores. El que había recibido los cinco talentos se adelantó y le presentó otros cinco. “Señor”; le dijo, “me has confiado cinco talentos: aquí están los otros cinco que he ganado”. “Está bien, servidor bueno y fiel”, le dijo su señor, “ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor”. Llegó luego el que había recibido dos talentos y le dijo: “Señor, me has confiado dos talentos: aquí están los otros dos que he ganado”. “Está bien, servidor bueno y fiel; ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor”. Llegó luego el que había recibido un solo talento. “Señor”, le dijo, “sé que eres un hombre exigente; cosechas donde no has sembrado y recoges donde no has esparcido. Por eso tuve miedo y fui a enterrar tu talento: ¡aquí tienes lo tuyo!”. Pero el señor le respondió: “Servidor malo y perezoso, si sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo donde no he esparcido, tendrías que haber colocado el dinero en el banco, y así, a mi regreso, lo hubiera recuperado con intereses. Quítenle el talento para dárselo al que tiene diez, porque a quien tiene, se le dará y tendrá de más, pero al que no tiene, se le quitará aun lo que tiene. Echen afuera, a las tinieblas, a este servidor inútil; allí habrá llanto y rechinar de dientes”.

Reflexión:

Todos hemos recibido del Señor dones que debemos hacer fructificar, multiplicar. Hemos recibido un alma que debemos devolverla embellecida de buenas obras; hemos recibido la gracia de Dios que debemos aumentarla constantemente con la oración y los sacramentos. Todos hemos sido colmados de dones según nuestra capacidad. Por lo tanto no debemos ser perezosos en la adquisición de las virtudes. Recordemos que en la vida espiritual o se avanza o se retrocede, por eso no debemos quedarnos con lo que tenemos sino que siempre hay que aspirar a más, y no decir “yo ya llegué” o “yo ya tengo bastante” porque se nos puede quitar hasta lo que creemos tener. Así que siempre adelante, hasta la cumbre.

Pidamos a la Santísima Virgen nos dé la gracia de no retroceder en la vida espiritual y hacerlo y darlo todo por Dios.

Jesús, María, os amo, salvad las almas.senderismo_guadalajara_sacedoncillo_000051

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s