Just another WordPress.com site

Reflexión…

Reflexión mariana

Espada de dolor

Cuando María presentó a su Hijo en el Templo, el anciano Simeón le anunció el dolor que Ella debería soportar. María ya sabía por las Sagradas Escrituras que su Niño era el Salvador y debería sufrir, pero este anuncio profético del Señor a través de Simeón le vino a confirmar su misión de dolor. Es que ese Hijo suyo también era su Dios, y a Dios hay que amarlo con todo el ser y sobre todas las cosas. Entonces pensemos lo terrible que habrá sido para Ella verlo morir en una cruz a Aquél que era su propio Hijo y su Dios bendito. No, no podemos imaginarnos siquiera el dolor que pasó María por ayudar a su Hijo a salvarnos. No enloqueció de dolor porque Dios hizo un milagro y no lo permitió, como tampoco permitió que Ella muriera, pues tenía que consolar con su presencia a su Hijo agonizante. Amemos a María y consolemos su Corazón, pues para muchas almas tanto sufrimiento fue inútil.images (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s