Just another WordPress.com site

Pureza…

La infancia espiritual

Pureza.

Si queremos ser como niños, debemos ser puros de cuerpo y mente, puesto que los niños son puros, y quien es casto y puro tiene la inocencia de los niños en el corazón, y es grato a Dios.

La castidad da pureza a los sentidos y así se ve a Dios y las cosas de Dios con mayor claridad, pues como ha dicho el Señor en el Evangelio: son felices los puros de corazón porque verán a Dios.

En este mundo que ya desde la más tierna infancia trata de corromper a los niños, y a las almas de los que son como niños, pongamos un dique a tanta vorágine de corrupción e impureza, siendo como niños, castos en las miradas y en las palabras y pensamientos, que nuestro premio será grande, grandísimo, pues entenderemos mejor las cosas de Dios, y el Señor será nuestro amigo confidente, ya que a Jesús le gusta rodearse de los puros de corazón.

Pero aunque no tengamos nuestra pureza original, tratemos de volvernos puros a fuerza de penitencias, oraciones, sacrificios y con la ayuda de Dios, porque vale la pena mirar todo como lo mira Dios, con pureza y castidad, y ser amados por Dios con predilección.Los colores de nuestros paisajes naturales (9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s