Just another WordPress.com site

Infancia…

La infancia espiritual

Dar gusto a los demás.

La infancia espiritual es el camino opuesto al egoísmo. Por eso quien quiere volverse pequeño, debe ser generoso y tratar de dar siempre gusto a los demás, ya que en ello encontrará la felicidad.

¡Hay tantos momentos en el día en que podemos poner en práctica esto de complacer a todos! Porque Dios quiere que seamos otros Cristos en la tierra, y para ello debemos imitar lo más posible al Señor, que no pensaba en Sí mismo, sino en la manera de hacer bien a los demás.

Tomemos el ejemplo de las buenas madres, que se olvidan de sí mismas para contentar y dar gusto a sus hijos, especialmente a los más débiles, enfermos y enclenques.

También nosotros debemos tratar de hacer felices a quienes nos rodean, porque ése es el camino de la santidad. No seremos santos porque hagamos milagros o tengamos éxtasis o levitaciones, sino que seremos santos si en las pequeñas cosas de todos los días somos fieles a Dios, y estamos disponibles para hacer bien a todos y nunca el mal.

No seamos indiferentes al sufrimiento y a la vida de los demás, sino tomemos a pecho la felicidad de los que están y se relacionan con nosotros. De ese modo Dios estará muy contento con nuestro actuar, y nos premiará grandemente con consuelos ocultos que sólo nosotros podremos saborear en lo escondido de nuestro corazón y nuestra alma. Porque hay más felicidad en dar que en recibir, como bien lo dice el Apóstol.

1445756259683010

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s