Just another WordPress.com site

Misa…

Ir a Misa. 

La Misa nos fortalece en el camino de la vida, y no sólo porque en ella recibamos la Sagrada Comunión, sino también porque, aunque a veces no podamos comulgar en ella, ya con el sólo hecho de participar de la Misa, estamos recibiendo muchas gracias y dones del Señor.

Los Santos no se conformaban con oír sólo una Misa diaria, sino que muchos de ellos hacían el esfuerzo de participar de varias Misas por día. ¡Y a nosotros nos cuesta tanto ir al menos a Misa los Domingos! ¡Qué lejos estamos todavía de esos varones y mujeres de gran fe!

La Misa es el mismo Sacrificio del Calvario, y quien participa en ella, está participando en la Pasión del Señor, hecha presente misteriosamente en ese momento.

Lo mejor es que recibamos la Eucaristía en la Misa. Pero no cometamos el error de, por no poder comulgar sacramentalmente por algún motivo, dejemos de ir a Misa, ya que el asistir a Misa nos libra de males y desgracias de todo tipo. Y, además, siempre estará a nuestro alcance el poder comulgar espiritualmente, diciéndole a Jesús que venga a nuestro corazón de forma espiritual. Y esto vale mucho, porque en una revelación ha dicho el Señor que las comuniones sacramentales son de oro, y las comuniones espirituales son de plata.

Vayamos a Misa todos los días, y tratemos de comulgar sacramentalmente cuanto más podamos; y siempre comulguemos espiritualmente, y las ayudas de todas clases lloverán sobre nosotros y sobre los que amamos.

Imagen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s