Just another WordPress.com site

Enseñanzas…

La verdadera causa. 

La verdadera causa de todos los males y desgracias de los hombres, proviene del pecado. Cuanto más aumenta el pecado en la humanidad, tanto más la naturaleza y todas las criaturas se vuelven contra el hombre para darle un justo escarmiento.

Por eso es que vemos en el mundo tantos desastres climáticos, huracanes, tormentas, rayos, y también accidentes de todas clases que sepultan en el más allá a buenos y malos. Todo esto no sucede sino por el aumento del pecado de los hombres, por justificarlo y llevarlo a la práctica ya sin reparos.

Satanás sabe muy bien que si logra llevar a la humanidad al límite del pecado que él quiere, entonces los castigos no se harán esperar, porque Dios no puede dejar impune tanta maldad.

Pero no veamos estos castigos que se van sucediendo como un mal, sino más bien como un bien, pues ellos nos alertan para que reaccionemos y al menos nos convirtamos de nuestra mala conducta y nos salvemos, porque si Dios permite el mal, siempre es para obtener un bien.

Hay un dicho que dice: “Dios perdona siempre; el hombre, a veces; la naturaleza, nunca”, y por eso es que vemos que parecería como que los elementos se están desencuadernando, en espera del hombre de pecado, el Anticristo, que llevará al colmo la maldad, el pecado.

Aún queda una posibilidad de salvación si la humanidad vuelve a Dios, si se convierte de su mala conducta. Así que todo lo que hagamos en pos de ello, será trabajar por el bien de la raza humana.

¡Ave María purísima!

¡Sin pecado concebida!

Imagen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s