Just another WordPress.com site

Mensaje…

Mensaje de confianza

El juicio de los hombres. 

El Maestro no se contenta en recibir con mansedumbre a los pobres pecadores; llega hasta el punto de asumir su defensa. Y ¿no es ésa, pues, su misión? ¿Él no se constituyó “nuestro abogado”?

Trajeron un día a su presencia a una desgraciada, sorprendida en flagrante acto de su pecado. La dura Ley de Moisés la condena formalmente; la culpable debe morir en el lento suplicio de la lapidación. Los escribas y fariseos, sin embargo, esperan impacientes la sentencia del Salvador. Si perdona, los enemigos le censurarán por despreciar las tradiciones de Israel. ¿Qué hará?

Una sola palabra saldrá de sus labios; y esta palabra bastará para confundir a los orgullosos fariseos y salvar a la pecadora: “El que de vosotros esté sin pecado, arrójele la primera piedra”.

Respuesta llena de sabiduría y misericordia. Oyéndola, esos hombres arrogantes enrojecen de vergüenza. Se retiran confusos, unos después de otros; los viejos son los primeros en huir.

“Y Jesús quedó solo con la mujer”

Jesús le pregunta: “¿Dónde están tus acusadores? ¿Nadie te ha condenado? Ella responde: “Ninguno. Señor”. Y Jesús prosigue: “¡Pues Yo tampoco te condeno! ¡Vete y desde ahora no peques más”

 (De “El Libro de la Confianza”, P. Raymond de Thomas de Saint Laurent) 

Comentario: 

¡Que sería de los pecadores si el juicio estuviera a cargo de los hombres! ¡Qué sería de nosotros, que hemos pecado, si nos juzgaran los hombres! Porque los hombres, todos los hombres, solemos ser implacables cuando se trata de sentenciar al hermano que ha pecado. No vemos todas las causas ni el corazón, pero igual dictamos sentencias durísimas, a veces justas, pero nunca misericordiosas.

En cambio el Señor, que es el Único que no tiene pecado y siente horror por él, y que también ve el corazón del pecador, y todas las causas y consecuencias del pecado, sabe perdonar.

Una vez el Señor en una revelación a una santa dijo que durante el tiempo de la Tierra Él perdonaba a todos, pues ya tendría tiempo de castigar en el Infierno, por toda la eternidad. Mientras tanto, mientras vivimos en este cuerpo mortal, todos somos perdonados por Dios, si acudimos a Él arrepentidos. ¡Y aunque los hombres nos juzguen y nos condenen, basta que no nos condene Dios!

Así que sea cual sea nuestro pecado, no tengamos miedo de Dios, sino vayamos a Él a pedirle perdón con confianza, sabiendo que Él siempre nos perdona. No le demos el gusto al diablo que quisiera que muramos con ese pecado en nuestra conciencia para llevarnos a su Infierno.

Vayamos a confesarnos con un sacerdote y saldremos de la confesión con el alma limpia, la sonrisa en los labios y la paz en el alma y el corazón.

Imagen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s